Vivaldi & Bach - Obras maestras del Barroco

Programa y reparto

Johann Sebastian Bach y Antonio Vivaldi son dos grandes nombres de la música barroca cuyas obras no han perdido su brillo y fascinación a lo largo de los siglos. Disfruta de la música de estos grandes maestros en un ambiente particularmente festivo. La Orquesta Residencial de Berlín lleva a sus invitados a la era de los contrastes y las emociones y revive la época barroca en el lugar histórico original y todo ello con trajes históricos de diseño artesanal.


Una noche llena de atractivos culinarios


La experiencia del concierto puede complementarse opcionalmente con el disfrute de una comida real de tres platos. Aquí encontrará una fina selección de ingredientes de temporada de origen regional en el ambiente real del castillo.


Calendario


17:30 - puertas abiertas para la cena (opcional)
18:00 - inicio de la cena (opcional)
19:30 - puertas abiertas al concierto
20:00 - inicio del concierto


Menú


Arranque


Trucha ahumada, col puntiaguda,
Jugo de limón y tomate


Alternativa Vegetariana


Frijoles blancos, col puntiaguda,
Jugo de leche dulce y tomate

***


Plato principal

Muslo de pato confitado, perejil tubérculo,

arándanos fritos con lejía y vinagre


Alternativa Vegetariana


Mantequilla tubérculo,

arándanos rojos con lejía y vinagre


***


Postre


Ganache de chocolate, vino tinto, pera,
canela, migas


Si prefiere el menú vegetariano, le rogamos que lo solicite con antelación.

Comprar boletos
Octubre 2019 Next
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

Palacio de Charlottenburg

Palacio de Charlottenburg

 
 
El palacio de Charlottenburg fue construido a finales del siglo XVII como residencia de verano para la reina Sophie Charlotte, de quien tomó su nombre. El magnífico complejo palaciego está rodeado por un impresionante jardín barroco en el que se encuentran el Nuevo Pabellón, el Mausoleo y el Belvedere, que en su día sirvió de casa de té a la corte. 
 
 
Hoy en día, los terrenos del Palacio de Charlottenburg miden 55 hectáreas. Los jardineros originales crearon el paisaje en estilo francés, pero en 1786 su trabajo se convirtió en un jardín paisajístico inglés.
 
 
 
Hoy en día, el Palacio de Charlottenburg no sólo invita a los berlineses y turistas a pasear por los jardines y disfrutar de todo tipo de eventos, sino que también alberga una colección de obras arquitectónicas, pinturas maestras del rococó francés y otras espléndidas obras de arte, especialmente de la época romántica y de Biedermeier.
 
 
 

 

El Gran Invernadero

 
 
El Gran Invernadero del Palacio de Charlottenburg, construido entre 1709 y 1712, sirvió originalmente como casa de invierno para la colección botánica de preciosas plantas cítricas. Durante los meses de verano, cuando los más de 500 naranjos y limoneros adornaban el jardín barroco, el invernadero era un lugar magnífico para las diversas festividades de la corte real prusiana. 
 
 
Siguiendo la tradición de la casa, los opulentos y luminosos salones de baile del Gran Invernadero siguen ofreciendo un escenario festivo para banquetes, conciertos y eventos de todo tipo.
 
 
 

Antiguo Teatro de la Corte (Museo)

 
 
El clásico teatro de tres pisos de la corte fue construido en 1788 en el extremo oeste del Palacio de Charlottenburg para presentar lo más destacado de las festividades de la corte. 
 
 
Tras la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, sólo se reconstruyó el exterior del edificio. Recientemente reabierto, el antiguo teatro de la corte es ahora un edificio contemporáneo accesible para sillas de ruedas. 
 
 
El edificio cuenta con cuatro espaciosas salas en la planta baja y en la primera planta con una superficie total de presentación de aproximadamente 1.200 metros cuadrados que pueden ser utilizados para eventos.
 
 
 

Ala Nueva (Sala Blanca)

 
 
Este edificio independiente, el más oriental del palacio de Charlottenburg, fue casi demolido durante la Segunda Guerra Mundial.
 
 
Hoy en día, el Ala Nueva, reconstruido en gran parte, contiene dos salones de baile ilustres, que normalmente sólo pueden visitarse como parte de un recorrido por el museo: la magnífica Galería Dorada y la Sala Blanca, que fue inaugurada personalmente por Federico el Grande en 1742. 
 
 
Antiguamente un comedor y ahora parte del museo, el Salón Blanco ostenta un estilo real y una acústica de primera clase.
 
 
En otras salas del Ala Nueva se pueden admirar numerosas obras de arte, incluyendo esculturas clásico-románticas y pintura francesa.
 
 
Tenga en cuenta que el Salón Blanco NO es accesible para sillas de ruedas.
Eventos relacionados